10 de julio de 2014

Baelo Claudia


Dime mamá,





Yo podría haber sido una romana, por qué no, en la época de Baelo Claudia. Podría haber caminado a través de sus suaves arenas y haberme sumergido en sus aguas cristalinas.


Podría y puedo. La playa sigue allí . La antigua ciudad ya no está en pie. Son ruinas o "piedras abandonadas" como lo decís  vosotros.




A finales del siglo II a.C, hasta su abandono final en el siglo VII, se levantó la ciudad Baelo Claudia. Sus ruinas están ubicadas a 22 km al noroeste de Tarifa, "el reino  sulfero" y dentro del actual Parque Natural del Estrecho.


Esto era parte de mi  Baelo:
"...Baelo es un puerto donde generalmente se embarca hasta Tingis, en Mauritania. También es un emporio que tiene fábricas de salazones..."
Estrabón (año 18 d.C)

Y que feliz podría haber sido Mamis allí ¿no?. Mis conocidos varones, bien podrían haberse dedicado al comercio con las tierras de enfrente: Africa. Ups! ¿Un secreto? Hicimos dinero con la pesca de la zona, la industria del salazón y con una salsa derivada de esto último: el garum. ¿eh? "una salsa  hecha de víceras fermentada de pescado que era considerada por los habitantes de la antigua Roma como un alimento afrodisíaco, solamente consumido por las capas altas de la sociedad".  ¿Consumió Mamis esta salsa? ah!. Este detalle me lo guardo. 



Nuestro emperador Claudio nos concedió el rango de Municipio romano. Casi ná! Pero la felicidad poco duró a esta Mamis romana.


A finales del siglo II a.c , hubo un fuerte maremoto y la mayoría de la ciudad desapareció. Para colmo sufrimos una crisis, sí, la del siglo III y para rematar, la presencia de piratas. Una leve esperanza tuvimos pero ya, en el sigo VII, entre una cosa y otra, abandonamos Baelo Claudia.



Ya la gente, no camina bajo el sol por dos de sus calles principales. No charlan en la plaza o foro, descubierta por pórticos. La sede de los Tribunales de Justicia, en la Basílica, cerró sus puertas, al igual que las tabernas.


Las 2.000 personas que más de una vez llenaron el Teatro  para ver representaciones, solo interpretadas por hombres, disfrazándose de mujeres para ciertos papeles, ya no llenan las gradas.


El tiempo pasa muy rápido pero aun podemos ver restos de Baelo Claudia como el mercado, las termas y lo que fue del teatro.



Ir a Bolonia, sentir la arena, el agua, la brisa, respirar y caminaréis por las calles de mi  Baelo Claudia. Bueno, hacerlo desde casa que no quiero mucha gente por allí aunque de eso ya se encarga el bendito levante. Es broma, sé que lo sabéis. 





                                           Foto sacada de Google imágenes.


Foto sacada de google imágenes





Besos mamá







Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.