15 de mayo de 2014

Crónica de un cumple.

Dime mamá,



Esta mañana, al llegar a la cocina y al abrazarme papá, en una milésima de segundo no caí. Hoy es mi cumpleaños: 39!. 

Luego, sentada con mi café, apareciste tú, grandullón, y me diste un fuerte abrazo. Para llevarte la leche a tu sitio no te quisiste levantar e ir a la cocina pero para besarme sí. Eso me chivó papá. Gracias! 

Ha pasado la mañana. Hoy especialmente estoy cansada, más bien, aplataná. El dichoso calor, digo yo. Llegó la hora de recogeros. El calor en aumento. Peleitas y carreritas me han acompañado por el camino. He entrado por la puerta, soltado el bolso, os he puesto el guiso con carne en la mesa y como una posesa me he tumbado directamente en la cama.

Al instante, he empezado a escuchar unos sonidos- Ya están con el agua, nevera.....-. Y justo antes de pegar un gritito con un qué hacéis!!! , has entrado en el cuarto, te has dirigido a mi y me has traído un vaso de agua fresquita...-Para ti, mamá, te voy a cuidar.

Que gran detalle Mariquita Plastilina. Ya te he dado las gracias con un fuerte abrazo pero quiero que recuerdes estos   detalles porque son los que marcan la diferencia. 

Tu detalle ha sido mi regalo de cumpleaños!!! 



Besos mamá

2 comentarios:

  1. Mamis al borde de un ataquer de nervios5 de junio de 2014, 20:57

    Hols!! Mi Lola de IG eres no? jajajaja

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.